Isla Tortuga

Sabemos que el Mar Caribe era tierra de piratas y corsarios y que navegar por sus aguas, salvo que uno fuera en un convoy de naves armadas con cañones, no era algo seguro 100% pues había ladrones a diestra y siniestra tratando de quedarse con los tesoros que se transportaban ida y vuelta entre América y Europa.

Estos sujetos, a veces ladrones viles y otros ladrones con patente de corso, solían tener refugios secretos en las islas e islitas de la zona y una de ellas, una de las mas activas por cierto, es la Isla Tortuga, propiedad de Venezuela y cerca de Haití. Esta isla es un verdadero paraíso tropical, situada en el mar de las Antillas al norte del país.

Se llama así porque parece un caparazón gigante que flota en las aguas turquesas, pero también se dice que fue bautizada por Colón al recordarle sus montañas, la forma de una tortuga. Sus costas elevadas y filosas hacen que sea un buen refugio ya que abundan los miradores desde donde se tiene una visión muy panorámica del mar en los alrededores. De ahí que haya sido refugio de piratas, bucaneros y corsarios ya que es una especie de fuerte natural muy difícil de tomar por sorpresa.

El caso es que la isla sí sirvió como refugio de ladrones, algunos eran bucaneros expulsados de La Española que se habían refugiado aquí y traficaban cuero y tabaco y otros se dedicaban a atacar naves españolas y a esconder sus tesoros en la isla para después trasladarlos. La Tortuga estuvo en manos inglesas y posteriormente francesas y aunque se trató de poner un poco de orden nunca se logró del todo.

SALUDOS PIRATAS.